anec03.jpg

27 mayo, 2019 Sin categoría
En mi larga carrera profesional, he enfrentado todo tipo de desafíos, muchos de los cuales han involucrado animales que no estamos acostumbrados a ver diariamente. De estas experiencias han quedado para el recuerdo innumerables fotografías y anécdotas, algunas de las cuales quiero compartir con Ustedes en esta página.

La llegada del circo siempre nos ha presentado desafíos, ya que somos una referencia reconocida en casos de especies exóticas. Aquí, en un examen de rutina al camello.

La cantidad y variedad de animales que llegan junto con el gran espectáculo, pone en estado de alerta a toda la plantilla de médicos.

Otro maravilloso ejemplar del circo, el rinoceronte también fue objeto de un exhaustivo control que le permitiera realizar su rutina sin inconvenientes.


Participando de un show acuático proveniente de México, uno de los delfines sufrió una lesión traumática en uno de sus ojos. Se lo trató de una úlcera en la córnea con medicamentos específicos.

Viajé especialmente a la ciudad de San Pablo, en Brasil, para atender a un elefante que presentaba un tumor en la zona bucal. La anomalía fue extirpada quirúrgicamente con éxito.

La visita del circo no siempre supone el tratamiento de lesiones o enfermedades. También permite, en el marco de una recorrida de control, momentos emotivos, de esos que se recuerdan para siempre.


Proveniente de un circo que ofrecía su espectáculo en nuestra ciudad, el cachorro de tigre fue atendido en la Clínica por un cuadro agudo de gastroenteritis.

El león llegó desde el zoológico de la ciudad de San Nicolás y fue tratado por una quebradura en una de sus patas delanteras. El animal, sumamente dócil, fue motivo de asombro para los vecinos más jóvenes.

El chimpancé dejó por unas horas su rutina circense, y fue atendido en la Clínica para controles radiográficos. El simpático mono asistió al programa de TV “De 12 a 14”, tomó mate y fue motivo de diversión para todos.


palomas.jpg

25 abril, 2019 General

Cada tanto escucho el enojo de algunos vecinos por el malestar que les causan las palomas en sus patios y balcones. El mismo reclamo se puede aplicar a nuestras plazas, paseos y monumentos públicos.

Como doctor veterinario debo participar de esta problemática ciudadana en defensa de la vida animal. Y bien digo en defensa de la vida animal, puesto que no es extraño encontrar en ciertos parques y hasta en el mismo sector céntrico de nuestra ciudad, numerosos grupos de aves muertas, de ésta y otras especies diferentes.

No me queda ninguna duda de que las grandes quemas en las islas, los traslados de terminales portuarias y las fumigaciones aéreas, obligan a las aves a cambiar de habitat y por eso se transforman en aves urbanas. Al respecto, quiero alertar sobre ciertos metodos de reducción poblacional de aves que han llegado hasta mi conocimiento: matanzas con veneno, trampas, pegamentos y hasta halcones cazadores.

Para evitar estos métodos inhumanos quiero proponer un control de natalidad de palomas mucho más etico, con productos anticonceptivos, seguros, económicos y de eficacia comprobada en otras ciudades del mundo. Este consiste en establecer comederos para estas aves en lugares estratégicos de la ciudad. El alimentos contenido en estos comederos estaría adicionado con productos químicos que no producen daño a la salud de los animales, pero sí impide su reproducción, afectando la calidad de los huevos depositados por las hembras. En poco tiempo, la población general de palomas se vería drásticamente disminuída en estos sectores.


traccion-2.jpg

25 abril, 2019 Sin categoría

Una recorrida habitual por casi todos los sectores de nuestra ciudad nos enfrenta por momentos con una realidad dolorosa: los sectores más humildes de nuestra ciudad transitan las calles, en su diaria lucha por la subsistencia, sobre viejos carros tirados por caballos. Animales en estado deplorable, tanto desde el punto de vista nutricional como sanitario, sin herrajes, con sobrecarga, castigados con látigos y manejados por niños.

La sociedad se divide entre justificación y censura, como si en la justificación sólo importara la causa (la pobreza), olvidando por momentos el medio (el maltrato animal).

Se deben respetar las necesidades y el derecho a trabajar de todas las familias que viven detrás de la recolección de residuos en las calles, pero como doctor veterinario debo llamar la atención ante el sufrimiento de los animales, y para ellos debo pedir que se apliquen las leyes existentes (Nacional 14346, Municipal 7445) simplemente para defender a quienes, por no tener voz, no protestan.

No es mi tema planificar ni el reciclaje ni la recolección de residuos. Pero quiero recordar que, como se dice habitualmente: “cuando se quiere, se puede”. Sólo a modo de ejemplo, he aquí una propuesta digna para la ciudad de Buenos Aires. Para leer, reflexionar y usar como fuente de inspiración para tratar de modificar nuestra cruda realidad.


logo-white

Estamos en cada momento de nuestras mascotas, para asistirlas, cuidarlas, y brindarles lo mejor. Para eso contamos con un equipo de profesionales reconocidos, altamente capacitados, y equipamiento tecnológico de última generación.

PORQUE A MASCOTAS SANAS, AMOS FELICES.